IMG_5093¡Hola de nuevo!  La semana pasada me llegó el tan ansiado pedido de Mamatayoe, una firma de ropa que conocí hace unas semanas y que, además de que me ha encantado, tiene muchísimas cosas interesantes.

Lo primero que os cuento, es que la web de compra de Mamatayoe es de las más accesibles que conozco para las personas con discapacidad visual. Además de que no es difícil comprar en su web con el jaws (lector de pantalla para personas invidentes), las prendas de sus colecciones están descritas, y me consta que van a intentar mejorar la accesibilidad para que éstas estén aún más detalladas y arreglar también un par de cosillas más.

Los pedidos llegan enseguida, por lo menos en mi caso en menos de 3 días tenía el paquete en mi poder.

El packaging en el que llegan las prendas es una caja de madera hecha a mano, y cuando la abres ¡zas! La sorpresa… las prendas descansan sobre una cama de hojas de árboles  secas, haciendo honor a su filosofía ¡Súper original!FullSizeRender

Tras darle muchas vueltas (porque me apetecía toooda la web), en este pedido me decanté por dos prendas que quedan ideales como conjunto, pero que voy a sacarles también mucho partido por separado. Las estrené el pasado fin de semana, y sin dar más rodeos, os cuento el look que aparece en las fotos de hoy, que consta de una falda gris claro y un jersey de un morado tirando a rosa, ambas prendas de Mamatayoe.

La falda, por encima de la rodilla, es de algodón muy suave, pero de ese algodón que por dentro es abrigadito y tiene como pelillo ¿Sabéis lo que os digo? La tela de ésta es totalmente lisa. En la parte inferior (y solo en la parte de adelante) lleva una tira de bordados de flores de unos cinco cm de ancho, que se completan con trozos de fieltro cosidos con distintas formas. Los bordados son de varios colores: fucsia, gris, morado, verde… Con lo que ayuda a que pueda combinarse casi con cualquier color.

El jersey es una prenda muy versátil y con una hechura súper especial. De color morado, de algodón tricotado (al tacto es como si fuera tweed gordito pero muy suave). Tiene cuello barco y una apertura en la parte superior izquierda (a la altura del pecho). Es como si fuera una chaqueta sin botones que se ata a esa altura, por lo que el resto del frontal queda descubierto. De hecho, donde se supone que se ata la chaqueta, lleva cosido un lazo zapatero de terciopelo con dos llaves de fieltro antiguas colgando ¡es Ideal! Las mangas del jersey son largas, pero el tipo de manga que se lleva esta temporada, no llegan a la muñeca y son en forma de farolillo (como acampanadas).

El último detalle de este jersey/chaqueta que lo hace todavía más especial, es la blonda que lleva en el bajo. Está hecha de encaje del mismo color que el jersey y los dibujos (de flores y motivos del bosque) en blanco.

Una de las peculiaridades que más me gustan de esta prenda es que puede utilizarse con la apertura hacia adelante  como en este post (más a modo de chaqueta), o hacia atrás, como un jersey con la espalda al aire, una idea súper chic.

Como el jersey tiene la apertura delantera, debajo llevo una camisa blanca de gasa, que ya me conocéis porque la utilicé para ir a visitar el stand de Moda en Positivo.

Para completar el streetstyle llevo puestos mis pantis negros tupidos (de los que no me desprendo en invierno) y uno de los must en zapatos de esta temporada: unos blucher. Los míos, que llevaba queriendo comprarme desde que empezó el otoño, aun siendo un zapato típico de hombre, son bastante femeninos. Son negros, de charol y sin ninguna costura. La suela es finita y tienen un poquito de puntera pero redondeada ¡Me encantan!

Para darle un toque algo más hipie al look y más desenfadado, llevo el pelo suelto, con ondas naturales (para las que podáis ver la foto así es mi pelo), unos pendientes largos de cadena finita con una flor pequeña y fucsia de tela al final de la cadena, y en la muñeca, una pulsera de Tous que tengo hace varios años y que es de mis preferidas, porque es muy sencilla pero original. Es un lazo zapatero de plata envejecida. De uno de los extremos sale una tira de perlas blancas IMG_5096desiguales, y del otro, una cadena de eslabones también de plata envejecida.

Finalmente, un bolso de Antelina negro, cuadrado y con tachuelas redondas y en forma de rombo distribuidas por todo el frontal. Para colgarlo, lleva una cuerda del mismo material y larga (que se puede quitar) por lo que es ideal para utilizarlo cruzado.

¿Os gustan las prendas con bordados?  ¿Y la firma Mamatayoe? ¡Entrad y me contáis!