¡Holita de nuevo! Hoy os voy a enseñar un look con gorro de lana, uno de los complementos imprescindibles del invierno 2016, incluso para aquellos días que no hace mucho frío, ya que dan un toque muy sofisticado que me encanta (además de que soy una loca de los gorros de todo tipo).

gorro-de-lana-moda-a-la-vistaEl gorro de lana que llevo en el streetstyle de hoy es de la firma Logam, una firma que además de tener gorros de lana hechos a mano diferentes de los que hay por ahí y que me flipan, tienen coronas, tocados y turbantes para diferentes eventos. Una de las peculiaridades de esta marca es que los tocados para bodas etc se pueden alquilar y así lucir uno en cada ocasión es mucho más sencillo.

 

IMG_6804El gorro que llevo en las fotos es de lana rosita muy claro (casualmente el rosa polvo que será el color de este año 2016), un color muy suave y que combina casi con cualquier tono: negro, vaquero, marrón, azul marino, blanco, marsala etc.

La forma del gorro no es la típica de un gorro de lana de toda la vida con el pompón en medio. En vez de eso, en Logam han tejido un gorro de lana con forma de turbante, y justo donde se frunciría el turbante (a la altura del centro de la frente) lleva dos pompones  pequeñitos ¡os prometo que queda súper chulo!

El conjunto que llevo en las fotos junto con el turbante de lana consta de unos skin jeans, un jersey de punto fino y algo sueltecito en blanco y una blazer de terciopelo negra.

Los skin jeans, son como todos los que hay por todas partes, bien pegaditos, de cinco bolsillos y cinturilla intermedia (ni por encima del ombligo ni por las caderas). El jersey, totalmente liso, de cuello barco pero no muy pronunciado y de manga por encima de las muñecas.

La blazer de terciopelo es una prenda que tengo hace varios años y que tenía guardada porque estaba segura de que en algún momento este tejido volvería a ser tendencia. Es de manga larga y un poquito ancha, de un largo hasta las caderas y con bolsillos solapa.

El bolso que se ve en las fotos es una carterita negra de polipiel, totalmente lisa y con forma rectangular, de las que tienen la cremallera en la parte superior y que llevo colgado con un asa de las ajustables del mismo material. En los pies, mis famosos bluchers, unos zapatos de charol negros, planos y con cordones que me pongo muchísimo y que pueden llevarse casi con cualquier look.