Sin título¡Hola chicas! Como lo prometido es deuda, aquí tenéis el post que muchas me habíais pedido y estabais esperando: como maquillarse sin ver a diario paso a paso.

Lo primero que debo deciros es que el secreto de un buen maquillaje está en difuminar y extender bien todo lo que nos pongamos en la cara para que quede lo más natural posible y no dejar pegotes.

Para empezar el maquillaje diario, lo primero que debéis de hacer es lavaros bien la cara con agua tibia y después dejar la piel totalmente seca, pero sin frotar con la toalla muy fuerte para no enrojecer el cutis.

El siguiente paso es el de corregir todas las manchitas y rojeces que podáis tener. Como muchas de nosotras no vamos a ver si tenemos ojeras o rojeces, mi truco es el de aplicarme corrector en esta zona siempre que me maquillo. Para que el antiojeras haga su función, debéis comprar uno que sea de un tono un poquito más claro al de vuestro tono de piel. En cualquier tienda de cosmética os ayudarán seguro con este tipo de cosas. Incluso hay marcas que tienen correctores de ojeras en colores como melocotón. Yo utilizo uno en barrita (es como una barra de labios) y me lo aplico directamente sobre la piel. Después, con un dedo, extiendo el producto bien por toda la superficie para evitar que queden pegotes. Ya sabéis, difuminar, difuminar y difuminar.

Acto seguido, untando un poquito del antiojeras en la yema del dedo, debéis aplicároslo por todos aquellos puntos de vuestra cara que os notéis con el tacto. Normalmente, todos los granitos que podemos notar con nuestros dedos están algo rojitos, por lo que no estará de más que apliquéis un poquito del corrector (pero siempre bien extendido). Aquí de nuevo, hay marcas que tienen correctores específicos para rojeces, y en muchas de las ocasiones son de color verde. Lo mejor es que cuando lo compréis os dejéis aconsejar en la tienda.

Después de este paso, yo normalmente espero unos minutos antes de aplicarme lo que para mí es el inventazo del siglo. Haceos con una buena BB cream, y a la vez que hidratáis vuestro rostro y le aplicáis protección solar, conseguiréis sustituir la base de maquillaje diaria.

Para ello, bastará con poner en el dedo un poquito y, con la otra mano, ir extendiendo la crema. Es preferible que lo hagáis por orden para no dejar ninguna zona de la cara sin cubrir.

Recordad que a la hora de aplicar cualquier maquillaje facial o producto en el rostro, hay que hacerlo uniformemente y desde el nacimiento del pelo hasta el principio de las orejas o sin olvidar el mentón o el principio del cuello. Todas esas zonas también forman parte de la cara y si no se extiende bien el producto por todas ellas parecerá que llevamos una máscara en vez de estar maquilladas.

Como al fin y al cabo estamos aplicando una crema, repartíosla como si fuera eso, una crema, así que masajead bien la cara con ambas manos hasta que penséis que está toda bien repartida, ojeras y párpados incluidos, claro está.

Una vez que hemos aplicado la base, hay dos cosas fundamentales que utilizo para mi maquillaje diario: la raya del ojo en negro y los polvos de sol.

Cuando aprendemos a como maquillarse sin ver, quizá lo más complicado sea pintarnos la ralla del ojo, pero no os preocupéis que no es imposible. Además, yo suelo utilizarla de lápiz, ya que usar productos como el eyeliner sin ver es dificilísimo para nosotras.

Para conseguir hacer una raya del ojo perfecta (en el párpado superior) tenemos que utilizar el sentido que más puede ayudarnos y que otras personas no tienen tan desarrollado. Claro, hablo del tacto. Sí, en nuestros párpados también tenemos tacto, así que con práctica, debéis aprender a sentir la punta del lápiz sobre él.shutterstock_570190258

Para que la línea me salga recta, mi truco consiste en estirar el párpado desde la comisura hacia afuera. Claro, como si

estuvierais imitando a una chinita. Después, colocando la punta del lápiz al lado del dedo y lo más próximo posible a las pestañas, comenzaremos a trazar la raya en línea recta. Lo más difícil de este paso es practicar con el pulso. Es complicado pero os aseguro que se consigue.

Uno de los trucos más importantes para que la raya del ojo salga bien es el de nunca levantar el lápiz hasta haber llegado al lagrimal.

Para finalizar con el maquillaje diario, solo quedan los polvos de sol. Aquí de nuevo es bueno que alguien os aconseje, ya que existen varias tonalidades en función del tono de nuestra piel.

Para aplicarlos de forma correcta, debéis untar suavemente la brocha por toda la superficie de los polvos, aunque sin apretarla para no coger demasiado producto. Después, solo queda pasar por orden la brocha por toda la cara (orejas y cuello incluidos). Os recomiendo que paséis la brocha varias veces por toda la superficie para evitar de nuevo los pegotes, pero eso sí, sin volver a coger más producto, ya que si os pasáis  de cantidad solo conseguiréis tener la cara naranja…

Como toque final, podéis aplicaros una vaselina o un brillito de un tono suave en los labios y ¡voilâ! Ya estáis listas para vuestro día a día.

Y ahora ya sólo queda que probéis, practiquéis y me contéis como os ha quedado. Por supuesto, si alguna tiene alguna duda sobre este post de como maquillarse sin ver, ¡no tiene más que escribirme y os ayudaré encantada!

En tres días vuelvo con un look muy cómodo y sencillito acompañado de una idea genial para bebés ¡Estoy deseando enseñároslo!

¡Un beso gigante!